El audio digital, al desnudo

La alta fidelidad regresa con más fuerza que nunca tras el CES 2015, pero para aprovechar al máximo la capacidad de estos nuevos dispositivos es preciso emplear los archivos de audio digital adecuados.

En el Consumer Electronic Showcase (CES) 2015, celebrado recientemente en Las Vegas, los dispositivos para la reproducción de audio han brillado como una de las grandes tendencias de la temporada compartiendo la premisa de la alta fidelidad. 

Entre las presentaciones más relevantes se encuentra la nueva gama de Cambridge Audio CX, resultado de más de dos años de investigación y que continúa el legado de excelencia en la alta fidelidad de la marca británica, con dispositivos como el Amplificador Integrado CXA80 o el reproductor en red CXN. En el CES también debutaron los auriculares El-8 de Audeze, con tecnología patentada Fluxor™ y Uniforce™, el conversor de digital a analógico 280D de Moon o hizo acto de presencia el Kubik Sound Bar de Dali.

» Ver los auriculares de Audeze

Cambridge Audio CX-Series

» Ver los productos de Cambridge Audio

Sin embargo, en el CES no se ha prestado tanta atención a los archivos de audio, que formarán parte de este nuevo auge de la Alta Fidelidad, como a los dispositivos que los reproducirán. 

Audio digital, ese gran desconocido

La alta fidelidad se engloba en el tipo de cosas que no se aprecian hasta que se viven en carne propia. Muchos consideran que los audiófilos son una especie aparte, cuando lo cierto es que cualquier persona puede notar la clara diferencia entre una reproducción de calidad básica y una en HiFi. Por eso, las tiendas que colaboran con SOUND&PIXEL PLANET permiten a sus visitantes probar la experiencia, que no decepciona, antes de decidirse a invertir en un equipo de estas características. 

Un equipo de sonido capaz de reproducir con alta fidelidad es imprescindible para disfrutar de una experiencia que conquiste a los audiófilos, pero no el único elemento necesario para que esta sea completa. El tipo de archivo de audio empleado tendrá mucho peso a la hora de dar calidad a la reproducción, independientemente del equipo. Y es aquí donde existe un mayor desconocimiento.

Hay dos grandes tipos de codificación de audio: en los que se suprime información para obtener archivos menos pesados y los que se consideran Hi-Fi, es decir, que no produce pérdida de datos. El famoso MP3 que es, probablemente, el más conocido de los formatos, se extinguirá a medida que se imponga la alta fidelidad en los reproductores ya que es uno de los que se codifica con pérdida de datos.

Dali Kubik Sound Bar

» Ver la ficha de producto de Dali Kubik Sound Bar

Qué formatos de archivo de audio son en alta fidelidad

En la actualidad, existen cuatro formatos de audio digital que preservan toda la información del estudio original, y solo estos pueden considerarse archivos en Hi-Fi, siendo aptos para sacar el máximo partido a los equipos capaces de reproducirlo.

El más empleado en las descargas de música de alta resolución es el Free Lossless Audio Codec (FLAC). Y a su nivel de fidelidad se encuentra también Apple Lossless Audio Codec (ALAC), el Audio Interchange File Format (AIFF) y el Waveform Audio Format (WAV).

En cambio, formatos más frecuentes hasta la fecha, como MP3, OGG, AAC y WMA parecen más cerca de su obsolescencia a medida que la alta fidelidad se impone, el espacio de almacenamiento es cada vez mayor en los dispositivos y las conexiones son más rápidas, permitiendo reproducir archivos de audio sin pérdida en streaming.

Para ubicarse en los que se convertirán en los nuevos archivos de audio más empleados, SOUND&PIXEL Planet en colaboración con Cambridge Audio han creado una infografía, donde se recogen todos los datos para que la alta fidelidad no pille a sus usuarios por sorpresa.

Infografía sobre los archivos de audio

Infográfico formatos audio digital.pdf

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad