La mayor innovación en altavoces de las últimas décadas

Dali es un fabricante danés de cajas acústicas fundado en 1983 y que ha dedicado toda su trayectoria no solo a ofrecer dispositivos atractivos y de calidad para la reproducción de audio, sino también a la I+D. Tras sus reconocibles diseños o los muchos premios que acapara, hay una fuerte labor de investigación propia para avanzar en la tecnología de la alta fidelidad que, muchas veces, pasa inadvertida.

No es inusual que algunos fabricantes renueven sus dispositivos haciéndoles cambios menores y lanzándolos como el siguiente modelo. Dan así una falsa impresión de evolución. Sin embargo, lo que Dali ha logrado con la patente propia, desarrollada en sus instalaciones tras años de pruebas e incluida en las gamas Epicon y Rubicon, desmarca a los daneses de esta tendencia que parece empañar todos los ámbitos del mundo de la tecnología. 

Se trata de un cambio transgresor en el sistema magnético responsable de que las cajas acústicas emitan sonido, y con el que es posible anular prácticamente por completo la distorsión. Esta tecnología se incluye exclusivamente en los altavoces de gama alta y media del fabricante de Dinamarca ya que la marca cuenta con una patente que regula su uso. 

Desde Sound&Pixel Planet (SPP) te explicamos de forma sencilla por qué Dali suena diferente, suena con menos distorsión.

El sistema lineal de drivers con SMC de Dali

Sí, suena a galimatías porque es el nombre técnico, pero se trata de parte de los altavoces que muestra esta imagen: 

Es decir, la serie de piezas móviles, algunas de ellas magnéticas, que genera el sonido emitido por la caja acústica. La reproducción de un sonido sin distorsión y rico en detalles siempre ha sido el objetivo de Dali. Con el sistema lineal de drivers con SMC recientemente añadido a sus dispositivos han encontrado las herramientas para elevar los resultados que cabe esperar de los altavoces de gama media.

Hallar un modo de aplicar esta tecnología fue, aseguran desde Dali, la parte más compleja debido. Maximizar los beneficios del material SMC sin añadir complejidad al motor magnético tomó la mayoría de pruebas de I+D realizadas en sus laboratorios. El resultado fue esto:

Se trata de una pieza con polaridad magnética construida totalmente con SMC (Soft Magnetic Compound), envuelta en cobre y que encierra un gran imán de ferrita. Logrando así que el uso del SMC aporte los máximos beneficios sin suponer un aumento de la complejidad del sistema.

¿Qué tiene de especial el SMC?

El uso del Soft Magnetic Compound o SMC aporta diversas ventajas en la fabricación de altavoces, como también ha demostrado hacerlo en otros sectores donde se emplea como la aviación o el motor. A grandes rasgos, lo que supone es una significativa reducción de la distorsión provocada por la pérdida mecánica del motor magnético.

Lo logra al combinar una alta conductividad magnética con una conductividad eléctrica realmente baja, a diferencia de los imanes basados en hierro donde ambas son elevadas. Esta característica del SMC libra a los sistemas magnéticos para altavoces que lo emplean de las mayores desventajas e incovenientes típicos.

La Histéresis o el quid de la cuestión

En los altavoces que emplean imanes basados en hierro, la magnetización y desmagnetización que provocan las corrientes cruzadas no ocurren al mismo ritmo. El proceso de desmagnetización es más lento que el contrario debido a la histéresis, que es el mayor problema de la mayoría de sistemas motores de las cajas acústicas.

La histéresis es la tendencia de un material a conservar una propiedad en ausencia del estímulo que la ha provocado. Es la física la que recoge la histéresis magnética, que se produce cuando al magnetizar un material susceptible, este mantiene la señal magnética después de que se aleje del inductor, pero también puede darse en el campo electromagnético.

Afecta a los altavoces con imanes basados en hierro porque la histéresis dentro del sistema magnético implica una resistencia no deseada ante la bobina de voz, lo que supone distorsión. Sin embargo, al emplear el SMC para los imanes, casi no se produce este fenómeno físico con lo que tampoco se distorsiona el sonido.

La comparativa entre ambos sistemas queda reflejada en las siguientes gráficas:

En un sistema de imanes tradicional, la corriente en la bobina de voz modulará el flujo en el entrehierro, siendo una causa de distorsión y alejando a la bobina de voz de su ambiente idóneo. ¿La razón por la que ocurre? Por la alta conductividad eléctrica del hierro.

El entrehierro es la parte del sistema de imanes del altavoz que concentra el flujo magnético generado por el imán. No obstante, con la inclusión de SMC en la zona del entrehierro se consigue minimizar la influencia sobre este de la corriente que llega a la bobina de voz. Como resultado, Dali ha logrado reducir la distorsión ampliamente en comparación con el resto de sistemas actuales.

Con esto se consigue eliminar la saturación provocada por la saturación del tercer armónico cuando un altavoz suena a alto volumen.

Adecuar la tecnología a cada dispositivo

Además de mejorar el sistema magnético, Dali pone cuidado en que el resto de materiales empleados para la fabricación de sus cajas acústicas potencencien los beneficios del uso del SMC, logrando así un resultado excelente al trabajar unidas para una reproducción detallada, limpia y sin distorsión.

Cada driver se configura para encajar con el modelo al que se destinará. Por ejemplo, en el caso del Rubicon 8, se optimizaron los drivers para graves de larga trayectoria y el driver de rango medio para un gran rango de frecuencias, logrando así el mejor resultado para ese dispositivo completo.

Esta tecnología se encuentra disponible actualmente en la gama Dali Rubicon y también en la serie Dali Epicon. Además, recuerda que si adquieres tus altavoces Dali » en un  distribuidor oficial, contarás con diez años de garantía ».

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad