Los efectos sonoros en el cine, creatividad e imaginación para dar vida a un género

El creador de los efectos sonoros en el cine fue Jack Donovan Foley, más conocido como Jack Foley. Se le atribuye la invención de añadir a las películas efectos de sonido naturales y cotidianos de las personas y objetos tales como pasos, aleteo de pájaros u objetos moviéndose en superficies, entre otros ejemplos. Estas creaciones de sonido se realizan de acuerdo a la imagen que se está emitiendo para darle un toque más realista. Los efectos de sonido tienen que grabarse paralelamente a la película porque no pudieron ser grabados en el momento de la filmación.

Reproducir sonidos cotidianos no es nada sencillo si hay que hacerlo de forma artificial. Las personas encargadas de esta parte (Foley Artist) suelen ser los grandes olvidados de la industria cinematográfica. Sin embargo, tienen un papel fundamental ya que han de estudiar y conocer a la perfección los sonidos y los materiales, e incluso seguir innovando constantemente, para encontrar nuevos sonidos que puedan innovar, mejorar o ensalzar los que ya conocían.  

Foley artist

Los efectos de sonidos Foley son grabados por varios motivos. Para un equipo de sonido en directo muchos de los sonidos se escapan o no es posible grabarlos tal cual debido a las condiciones de la grabación (sonido ambiente) además, sería imposible estar continuamente siguiendo a los personajes para grabar los pasos, el ruido de los caballos al caminar, dos espadas luchando etc. En otras ocasiones los sonidos grabados no se reproducen tal cual se quiere o necesita en la película y por ello, se les da más vida en los estudios de grabación.

El lugar destinado a grabar los efectos sonoros son estudios dedicados a tal fin que han de contar con un espacio amplio para poder crear distintas superficies y espacios, como suelos de cemento, césped, arena etc para poder recrear los pasos o distintos movimientos, así como contar con gran cantidad de materiales y accesorios. El aislamiento acústico y el tratamiento de las salas son otras características de estos lugares para evitar que los ruidos externos puedan "colarse" en el interior además de evitar la reverberación de la sala.

Para crear los efectos sonoros de una película el equipo de foley sigue una “hoja de ruta” en la que se detallan todos los sonidos necesarios para grabar y sus características.

“The secret world of Foley”.  Es un documental que muestra a la perfección cómo estos sonidos son grabados. Pero pongamos unos ejemplos:

 El efecto de huesos al romperse se hace con una mata de apio recién sacada del congelador, al partirse esta suena como si estuvieran rompiéndose todos los huesos del cuerpo.

 

Para el sonido del fuego se utiliza un papel de celofán o papel de burbuja y dependerá de la intensidad que queramos darle a la fogata habremos de moverlo más o menos

 

Para el sonido de la nieve al pisarla se utiliza una patata, un saco de maicena y una toalla. Se envuelve con la toalla la patata y el saco de maicena y se presiona con fuerza.

 

Para el sonido de un pájaro levantando el vuelo solo son necesarios dos guantes de piel que sacudiremos juntos  

 

Para el sonido de unas puertas rechinando solo necesitaremos inflar un globo y dejar escapar el aire tirando de la boquilla

 

Y así podríamos seguir poniendo muchos ejemplos. El mundo del foley es tan diverso como divertido. 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad